Warhammer Fantasy RP - La Compañía de la Luna Roja

Misterio en la Villa de Grunewald | Parte 5

Aventura Ojo por Ojo

5nd Pflugzeit, 2521 – 20:00h

Wilhelm, Ferdinand Sieg… y Kurgi

La estratagema funcionó… pero no todo lo bien como lo habían pensado, pues Sieg cruzó unas serias palabras con el guardia de la muralla, un guardia hosco, violento y mal hablado que no dudó en contestar con acero la chulería y borrachera del joven Sieg… a pesar de que Ferdinand subió hasta la muralla para presionar al guardia y tranquilizar la situación, cosa que no mejoró para nada cuando al asombro de de Sieg y Ferdinand apareció Kurgi… El enano apoyó a Sieg, pero calentando la situación, que de pronto se tornó violenta. El guardia cruzó espadas de nuevo con Sieg, presionando al joven escudero hasta el borde de la muralla… acabando en el suelo cayendo desde unos 5 metros de altura. Sieg podía haberse matado pero sobrevivió al tener la suerte de caer bien

Kurgi y Ferdinand no dudaron en vengar a su compañero cruzando espadas y hachas con el guardia, hasta derrotarlo… el guardia tiró su espada y pidió clemencia ante una pelea injusta… pues se encontraba muy mal herido.

…durante todo este jaleo, Willhelm consiguió desenterrar las tumbas y registrarlas sin levantar sospechas, no encontró ningún rastro del susodicho Martillo, salvo dos cadáveres frescos, de un hombre y una mujer, que parecían coincidir del relato de que eran antiguos guardias caídos a manos del último asalto de los Hombres Bestia.

Sieg regresó mal herido para asestar el golpe final al guardia, pero en un acto de honor y honradez decidió marcar al desgraciado con un tajo en la cara, con la esperanza de volver a cruzar las espadas en un futuro cercano.

Tras terminar el enfrentamiento estos cuatro aventureros se pusieron al día comentando los descubrimientos… y los siguientes paso en la investigación para encontrar el Martillo perdido…

Ferdinand y Sieg

Sieg dolorido por la caída… decidió ir hasta las habitación de invitados, para desplomarse encima de un camastro ayudado por Ferdinand.

Ferdinand decide buscar a Giovanni para avisarle que Sieg está herido y necesitaba de su ayuda, buscó por el Salón, por la Galería hasta acabar delante de una puerta, curioseando una conversación que sólo podía escucharla si se acercaba lo suficiente tras la puerta de la Biblioteca… “Será esta noche… dormiremos a todos y realizaremos el ritual, Gunnar ya sabe que tiene que raptar a Todd…” … Ferdinand sorprendido se movió rápido abando la puerta y dirigiéndose a la siguiente de la Galería y entrando en el Despacho, siguiendo buscando a Giovanni… y así hasta llegar a la cocina.

En la cocina ya había movimiento, sirvientes y la cocinera preparando la cena. Ferdinand siguió preguntando por Giovanni sin suerte alguna.

Ferdinand por último optó por salir fuera de la mansión y reunirse con Kurgi y Wilhelm.

Kurgi, Wilhelm… y Wilhelm

Kurgi poniéndose al día tras su larga siesta con Wilhelm sobre los datos del Enano Korden Kurgansson y los pasos a seguir.

Wilhelm y Kurgi son avisados por Ferdinand ante lo escuchado en la puerta de la Biblioteca… esto les incomoda, les pone nerviosas y Wilhelm insta en avisar a todos los compañeros… incluidos los desaparecidos Viktor y Giovanni.

Viktor y Giovanni

Tras abrir la puerta que daba a una escalera que bajaba dieron con una habitación pequeña y lóbrega, iluminada por los rayos de sol que se filtraban a través de una rejilla en la pared, cerca del techo. Era un lugar fresco y olía a tierra húmeda. En una de las paredes había un gancho del que cuelga una lámpara de aceite apagada. La bodega está bien abastecida con diversos caldos selectos, entre los que se incluyen vino riesling de Pritzstock, la mejor cerveza amarga de Bugman y cerveza Agua de Trueno.

Ambos dieron con una pista de unos arañazos en el suelo que revelaba que el botellero podía deslizarse hacia fuera… lo exploraron descubriendo había un pasadizo secreto que conducía a una especie de templo.

Ambos se internaron en esta amplia sala está decorada con sencillez, iluminada por antorchas en las paredes que arrojan una luz tenue y vacilante. Olía a humedad y hacía fresco en ella. En una de las paredes había una pequeña estantería con libros, en otra un armario, y en el centro de la habitación se alza un bloque de granito de dos metros de largo, negro como la pez y cubierto por trazos de sangre seca que conforman el símbolo de la estrella de ocho puntas. Contemplar este símbolo heló el alma de estos aventurero especialmente en Giovanni que se encontraba muy débil mentalmente… Justo cuando se dispusieron a registrar el lugar.

Viktor y Giovanni, no se esperaban lo que se iban a encontrar allí, en tal impío lugar tras escuchar una serie de sonidos guturales y espantosos, un sonido muy característico…hasta que ante ellos apareció una especie de guardián del lugar, una masa amorfa de tentáculos, carnes, ojos y bocas… la criatura abalanzó sobre ellos causandoles un gran estupor.

Giovanni entró en un ataque de pánico causandole un gran terror, su instinto de supervivencia se antepuso ante el compañerismo con Viktor Gosbert, que se vio abordado por la criatura, con la que luchó defendiéndose como pudo y huyendo buscando una escapatoria. Desgraciadamente, ambos aventureros llegaron hasta un callejón sin salida, tras internarse por un túnel que daba con una escalera con una trampilla atrancada por algún objeto. En este momento tan dramático, Giovanni en otro ataque de pánico sin capacidad para huir, se va a un rincón y se coloca en posición fetal, buscando la protección imaginaria de su madre… mientras que el joven aprendiz de hechicero, le sonríe la fortuna al acercarse a la criatura y dormirla con un conjuro de su saber. Esto le da el suficiente tiempo para espabilar a Giovanni y salir huyendo por donde antes había entrado.

Ambos lo consiguieron… la criatura no se despertó, dandoles el suficiente tiempo para volver a la bodega y colocar el botellero en su sitio.. eso sí, no sin antes Viktor registrar las estanterías del templo y llevarse consigo dos extraños libros que ocultó en su túnica…

Video de Sesión

Comments

Alvi Alvi

I'm sorry, but we no longer support this web browser. Please upgrade your browser or install Chrome or Firefox to enjoy the full functionality of this site.