Sigmar

El Primer Emperador y Dios del Imperio

Description:

Transfondo

Sigmar Heldenhammer era un señor de la guerra de la tribu Unberogen y que fue el fundador del Imperio. Sigmar ahora es adorado como el dios patrón de El Imperio. Su signo es un cometa de dos colas. Sigmar llevaba el martillo de guerra enano Ghal Maraz, que todavía hoy es un símbolo del Imperio.

Símbolos

El Cometa de Dos Colas: El signo que apareció en el cielo en la noche del nacimiento de Sigmar, se ha convertido en un símbolo universal de su culto.

Ghal Maraz: En el lenguaje enano ( Khazalid) significa "Rompecraneos’. El legendario martillo de Sigmar, es un símbolo de la unidad imperial, y la defensa de la humanidad y el Imperio.

Grifo: Popular después del 2300 en el reinado del Emperador Magnus I (“el Piadoso”), el grifo fue su heráldica personal que ha sido adoptado por los emperadores que le siguieron (el denominado “Grifo Imperial de Reikland”).

La Cruz Imperial: Un símbolo que data de cuando nació la unidad imperial, representa los tres brazos del soporte imperial. Los brazos representan las antiguas tribus del oeste y del este que al unificarse crearon el imperio, su parte superior. La parte inferior se refiere a los enanos, los más firmes y más antiguos aliados. Tiene connotaciones de unidad y de juramentos cumplidos.

Creencias

El Culto se estableció dentro en el Imperio en los años posteriores a la abdicación y desaparición de Sigmar. El culto rápidamente se convirtió en una religión propiamente dicha, venerando a Sigmar como el fundador de El Imperio. También conocido como la Iglesia Sigmarita, el culto fue organizado oficialmente en IC 73 por el primer Gran Teogonista Johann Helsturm. Ahora es la principal religión en el Imperio y está unidad con la identidad política, cultural y nacional del Imperio y su gente. Como dios, Sigmar es venerado como el unificador de la humanidad y un protector de los débiles e inocentes contra la amenaza insidiosa del Caos y la magia oscura.

Rendir culto

Existe un conflicto político entre los líderes de los cultos de Sigmar y Ulric, el dios del norte del invierno, los lobos y la guerra, pero dentro de los ejércitos del Imperio, los seguidores de ambos cultos a menudo se encuentran luchando lado a lado. Los templos de Sigmar se pueden encontrar en todo el Imperio, con el más grande ubicado en Altdorf: el Gran Templo de Sigmar. Otro templo de Sigmar se encuentra en el Paso del Fuego Negro, en el sitio donde Sigmar hizo su pacto histórico con los Enanos. El jefe del Culto de Sigmar es el Gran Teogonista, que es asistido por dos Archilectores de Sigmar, que actúan como sustitutos del Gran Teogonista, y cada una de estas posiciones tiene un voto en el Consejo Electoral para determinar un nuevo Emperador.

Muchos sigmaritas fieles están profundamente preocupados por el papel del culto Sigmarita en la política. Sienten que la dimensión política de la religión Sigmar afecta sus creencias personales. Por lo tanto, buscan otras formas de expresar su piedad, renunciando a bienes personales y riquezas para vivir como eremitas o mendigos monjes o inscribirse en los ejércitos para difundir la palabra de su dios. Sin embargo, a los generales generalmente no les gusta tener fanáticos religiosos entre sus filas, por lo que estas personas a menudo forman sus propias bandas de guerra o incluso se convierten en Flagelantes.

Bio:

Sigmar

Warhammer Fantasy RP - La Compañía de la Luna Roja Alvi Alvi